Angie, 31 años.



Nutriplus

Tengo una niña de 3 años y 8 meses. Siempre fue muy sana y le encantaba comer todos los purés que yo le daba cuando era bebé, pero cuando pasamos a la comida sólida, no la aceptó muy bien.

Intenté regresar a los triturados, pero ya no los comía igual. Desde que tenía aproximadamente un año inició la lucha porque Camila comiera y, conforme iba creciendo más difícil se hacía. Cada vez, su repertorio de alimentos se hacía más pequeño, y las horas de comidas eran insoportables.

Cuando Camila empezó el tratamiento nutricional pesaba 12.8 kg. Estaba en riesgo de desnutrición. La Dra. Castillo me dió muchas herramientas vitales para que Camila comenzara a comer y, mejor aún, se divirtiera haciéndolo.

Ha sido una experiencia maravillosa porque, a pesar de ser difícil, al día de hoy come, ha subido de peso y está más fuerte y sana.

Angie, 31 años.
Psicóloga.

Ver otros casos Contáctenos

Comments

comments