Mariana, 27 años.

Escrito por el . Posteado en Casos de Exito



Caso de Exito NutriplusLlegué a Nutriplus porque estaba muy asustada con mi peso y mi estado físico general.  Estaba muy gorda, y a veces sentía algo en el corazón que no era normal. Necesitaba ayuda profesional para bajar de peso y mejorar mi estilo de vida, pues por varios años había estado comiendo de todo tipo de comida sin control.

Cuando empecé el tratamiento tenía 15 kg de sobrepeso y, según mi IMC (Ïndice de Masa Corporal) tenía obesidad.

Con la ayuda de la Dra. Ana Lucía Monge empecé a hacer cambios importantes en mi alimentación y mi nivel de actividad física. Al principio fue duro, pero no quería seguir así.

En 10 meses he logrado cambiar radicalmente mi estilo de vida. Disfruto del ejercicio y cuido lo que como. Puedo decir que he aprendido a ser más saludable. He perdido 13 kilos y medio. Me siento muy bien. Y los resultados de los exámenes de sangre que me hice recientemente salieron excelentes.

Sigo asistiendo a consulta pues quiero bajar un poco más de peso, ya que a principios del año entrante me caso y quiero verme y sentirme muy bien en ese día tan especial.

Mi experiencia en Nutriplus ha sido muy positiva. Me gusta mucho el ambiente y el trato que me han dado. Desde el inicio me han hecho sentir muy cómoda y me han motivado a seguir adelante. La verdad, me gusta asistir a mis citas.

Mariana, 27 años.
Diseñadora gráfica.

Ver otros casos Contáctenos

Nathalie, 34 Años.

Escrito por el . Posteado en Casos de Exito


Nutriplus

Como madre primeriza estoy en esta gran aventura de aprender a ser mama! Confió plenamente en los profesionales que me ayudan en esta gran tarea, así que en una de las visitas mensuales con el pediatra de mi bebe me sugirió visitar una Nitricionista para ayudarme con la alimentación de mi bebe, ya que mostraba más interés por la leche de pecho que por los alimentos sólidos. Como ya tenía 12 meses era un punto urgente de solucionar pues su desarrollo estaba en juego y su peso ya se estaba viendo comprometido. Así qué el pediatra me recomendó que visitara una experta en el tema y me sugirió a la doctora Raquel Castillo.

Fui con muchas expectativas porque realmente necesitaba ayuda para que mi bebe aprendiera a comer de todo! Agradezco profundamente el interés y la guía que recibí de la Doctora Castillo. Ella nos encamino en esa maravillosa experiencia de disfrutar de la comida! Comprendí qué nuestros bebés tienen todo un lenguaje de comunicación que involucra sus sentidos y que sí logramos estimular al bebe haciendo de cada comida una experiencia sensorial divertida lograremos con mucho éxito que nuestros bebés quieran comer de todo!

He seguido con esmero todos los consejos que me ha dado la Doctora Castillo, considero que este esfuerzo vale la pena!, así que no sólo la rutina de mi bebe he cambiado sino también la de mi familia porque el ejemplo empieza por los padres.

No hay felicidad más grande que ver a tus seres amados saludables! Ver hoy a mi bebe disfrutar de todos los grupos nutricionales tanto como disfruta jugar conmigo, es mi premio! Eso es lo que me hace saber que lo estamos haciendo bien!! Mi preciosa bebe cada día está más linda y fuerte y ambas estamos disfrutando esta gran aventura así como uno de sus juegos favoritos!

Nathalie Quiros, 34 Años.
Diseñadora del espacio interno.

 

Ver otros casos Contáctenos

Mario, 43 años.

Escrito por el . Posteado en Casos de Exito


Caso de Exito NutriplusLlegue a la consulta por referencia de un problema de hígado graso, y que se manifiesta en valores altos de triglicéridos.

La experiencia ha sido bastante exitosa pues he logrado bajar más de 10 kilos en 3 meses.

Creo que la clave del éxito es entender que lo que se está re aprendiendo, es más natural que la conducta que se tiene antes de comenzar el tratamiento, es que “uno se alimenta para vivir… y no que vive para alimentarse”, que se puede acostumbrar a comer y beber lo necesario y que esto aunado a un poco de ejercicio, 3 tiempos de 30 a 40 minutos durante la semana ayudan muchísimo.

Lo más importante es sentirse bien y poder seguirle el ritmo a los niños cuando se va a jugar con ellos, poder manejar el estrés del trabajo mejor, y pensar en poder realizar algún otro deporte de forma más recreativa pero con otro nivel de competencia, y que no se pueda provocar una lesión, solo por el nivel de sobrepeso que se tiene

Mario, 43 Años.
Ingeniero mecánico.

Ver otros casos Contáctenos

Adriana, 31 años.

Escrito por el . Posteado en Casos de Exito


Caso de Exito NutriplusYo llegué a consulta nutricional hace algunos años porque quería bajar de peso.

En cuestión de 3 años había subido 10 kilos y no quería continuar por ese camino pero sentía que necesitaba ayuda experta. Nunca volví a recuperar esos 10 kilos, pero cada cierto tiempo cuando noto que he subido 2 ó 3 kilos me gusta volver a consulta.

Mi experiencia en esta última ocasión fue distinta a las veces anteriores, porque fui con mi esposo. Entre los dos nos ayudamos mucho. Al inicio, como cualquier cambio, es difícil pero con el tiempo el cuerpo y la mente se acostumbran y se convierte en un estilo de vida. Uno se da cuenta de que antes comía mucho más de lo que necesitaba. Ahora me siento mucho más saludable y feliz. La autoestima mejora mucho.

Llevar una alimentación saludable tiene un efecto positivo en cadena sobre las demás áreas de la vida (familia, trabajo, ejercicio y vida social).

Adriana, 31 años.
Ingeniera Industrial

Ver otros casos Contáctenos

Enrique, 38 años.

Escrito por el . Posteado en Casos de Exito


Caso de Exito NutriplusLlegué a Nutriplus pesando 102 kg., con 36 años, 1.78 m de estatura y las rodillas destrozadas. Esa fue la gota que derramó el vaso. Mi participación en el campeonato de fútbol cinco de la oficina duró exactamente 45 segundos. Apenas recibí la primera bola me paré mal, me torcí la rodilla y pasé tres semanas con muletas. El diagnóstico era el mismo de siempre: tenés que bajar de peso.

Desde que llegué, me encantó Nutriplus por el enfoque integral del programa. No sólo me pusieron a respirar por un tubo, me pesaron y me enseñaron a comer de una manera balanceada. Además, me dieron tantas explicaciones como pedí, y créanme que fueron muchísimas. Pero, sobre todo, siempre tuvieron muy claro que el tema de la nutrición no se trata sólo de comer, sino de sentirse bien. Bajar de peso no es cuestión de cerrar la boca, sino de controlar el cerebro.

Con la ayuda de la Dra. Monge aprendí a no engañarme a mí mismo. No es cierto que tengo hambre porque “el cuerpo lo necesita”. Los números son claros. Ella me dijo cuánto debo consumir al día. Más que eso es puro antojo, una trampa del cerebro. Tampoco se trata de obsesionarse ni renunciar por completo a los gustos culinarios. Para eso están las comidas libres, pero el truco es contabilizarlas y dosificarlas. Sin mentirse a uno mismo ni a los demás, esa es la clave.

Y en el espíritu de la honestidad, les voy a decir la verdad. Perder peso cuesta muchísimo. Hay días en que uno siente que se va a morir de hambre. Hacer ejercicio cuando uno carga más de 20 kg. de sobrepeso es una tortura. La primera vez que salí a caminar hice un recorrido de 15 km. Era sábado, salí a las once de la mañana de mi casa y regresé a las cuatro de la tarde. Pasé a almorzar en el camino. Me tomé tres litros de coca light. Cuando llegué a la casa tenía la entrepierna irritada, como si hubiera andado cinco horas a caballo. Me bañé y me acosté hasta el día siguiente. Tenía años de no sentirme tan mal. Al día siguiente salí a caminar otra vez, a pesar del dolor, y así seguí caminando todos los días, aunque fuera media hora.

Un buen día por fin me decidí a correr. Seis meses después hacía el mismo recorrido del primer día en hora y media, corriendo sin parar, cinco veces por semana. Ya había perdido 15 kg. y descubrí que me encantaban las carreras de larga distancia. Ya no me dolía nada. Me sentía cada día mejor.

Ha pasado un año y diez meses desde la primera vez que entré al consultorio en Nutriplus. Hoy peso 82 kg., puedo correr 10 km en cincuenta minutos y en menos de una semana espero completar mi primera maratón. Cuarenta y dos kilómetros. Sé que puedo. Más allá del esfuerzo físico, completar la maratón es un asunto de voluntad y fortaleza mental. Perder peso también. Y el esfuerzo vale la pena.

Enrique, 38 años.
Ingeniero Eléctrico

Ver otros casos Contáctenos